"La inteligencia de una sociedad es inversamente proporcional a su deseo de ser sometida por su propio Gobierno". (El Filóloco)

"Mientras que los judíos han conseguido que el antisemitismo sea un delito, los españoles hemos conseguido
que el antiespañolismo (el insulto y la vejación de todo lo español) sea un derecho democrático". (El Filóloco)

Vota a Pepe
Acceder



NO TE PIERDAS HOY.....

lunes, 8 de noviembre de 2010

Matanza en El Aiun

Según informaciones recibidas por cooperantes españoles, Marruecos acaba de arrasar el campamento saharaui instalado en las afueras de nuestro antiguo Sáhara y ya se han producido varios muertos.

Hace unos días, vimos también cómo las fuerzas marroquíes acababan con la vida de un menor y, un poco antes, cómo propinaban una soberana paliza a cooperantes españoles sin hacer distinción, cobardemente, entre hombres y mujeres.

También, no hace mucho, publicamos un artículo sobre la raíz del tema, que ya se atisbaba como premonitorio de lo que iba a suceder. Por su actualidad, reproducimos el citado artículo al final de esta misma entrada.

El "Estado" español es responsable de esta vergonzosa situación. El "Estado" español es el único responsable de de que hayamos dejado cobardamente abandonados a su suerte a un conjunto de ciudadanos españoles, frente a un grupo de salvajes sátrapas, de acomplejados torturadores, que arrojan sobre los demás el peso de sus carencias.

El mayor acto de cobardía de la Historia de la Humanidad: un ejército al que se ordena huir ante un grupo de hombres desarmados y que abandona a sus compatriotas a su suerte.

Un racismo palmario, pues esos compatriotas no eran "blanquitos", como los peninsulares, sino "oscuros" magrebíes.

Yo me siento mucho más cercano a todos esos saharauis que a la gran mayoría de los españoles actuales. A esa gran mayoría que ofrecen la callada por respuesta.

Esos saharauis son los restos que quedan de aquella heroica España que nos contaron los libros y que, ahora, dudo si alguna vez fue realidad.

La guerra contra Marruecos se impone.

Una guerra contra ese país de chulos, de torturadores. De frustrados opresores.

España tiene una deuda inconmensurable con el Sáhara, aquella tierra que colonizamos por la fuerza y a la que luego abandonamos, movidos por las alas de la cobardía.

España debe recuperar el Sáhara.

España debe pedir disculpas a todos y cada uno de los saharuis y compensarles con creces por todo el daño que les ha hecho padecer.

Y luego, ofrecerles como opciones la independencia y su protección ante los dictadorzuelos del Norte o su reincorporación a España como la provincia que antaño fue.

El desmantelamiento programado de España ya comenzó con nuestra huida del Sáhara.

¿Cuál será nuestro siguiente paso?: ¿El abandono de Cataluña ante la invasión del Nuevo Marruecos?

"La cobardía abre heridas que nunca cierran".


"Hablemos del Sáhara Español", publicado el 26-9-2010:


"El 6 de noviembre de 1975, agonizante Franco y ocupando el entonces príncipe Juan Carlos interinamente el cargo de Jefe de Estado de España, Marruecos envió a unos 350.000 ciudadanos desarmados y 25.000 soldados, que tenían la misión de controlar a sus paisanos, a invadir el Sáhara español.

Por entonces, el Sáhara era una provincia española más. Sus habitantes poseían el carné de identidad español y todos los derechos de cualquier ciudadano de nuestro país.

Aprovechando la enfermedad del dictador, un ejército de hombres desarmados, blandiendo sólo ejemplares de El Corán y banderas verdes, se aproximaron al territorio español.

El príncipe don Juan Carlos voló a El Aiun, en lo que todos considerábamos el primer acto contundente para solucionar la ilegal invasión de un territorio que jamás había pertenecido al Estado marroquí.

Sorprendentemente, su decisión fue que España saliera inmediatamente de su territorio, abandonando a su suerte y desdicha a unos ciudadanos españoles -los saharauis- que, aún hoy, conservan nuestro idioma e incluso la denominada peseta saharaui, restos culturales de sus desagradecidos colonizadores.

Este acto, para mí -y para muchos españoles- constituye el mayor acto de cobardía que un país haya cometido jamás en la Historia:

Un ejército, huyendo, ante un grupo de invasores desarmados, y abandonando a sus conciudadanos, muchos de los cuales hoy se sentirían -de no haber acontecido tal ignominia- más orgullosos de ser españoles que muchos desagradecidos vascos y catalanes de la actualidad.

Ése fue el primer acto de nuestro actual monarca como Jefe de Estado: España huyendo y haciendo el ridículo universal.

...Y el abandono de unos ciudadanos españoles a una cruel dictadura que perdura hasta nuestros días.

Dicen que Franco, en su lecho de muerte, declaró la guerra a Marruecos. Pero nadie le hizo caso.

Nadie le hizo caso porque una nueva España se diseñaba a la sombra:

Una nueva España que, bajo un amago de tímida democracia sin separación real de poderes y carente de la posibilidad de ejercer referendos vinculantes, representada en la Constitución de 1978, permitía que parte de sus ciudadanos fueran abandonados a las manos de un sátrapa, que permitía que el país se subdividiese en 17 pseudoestadillos encizañados entre sí... que permitía, en fin, que, en el futuro, no se pudiera estudiar en español en parte de España y que incluso sus ciudadanos fueran multados por rotular sus negocios sólo en español.

Y así nos va.

Y así nos irá si no ponemos por fin coto a esta vergonzosa situación..."
Related Posts with Thumbnails