"La inteligencia de una sociedad es inversamente proporcional a su deseo de ser sometida por su propio Gobierno". (El Filóloco)

"Mientras que los judíos han conseguido que el antisemitismo sea un delito, los españoles hemos conseguido
que el antiespañolismo (el insulto y la vejación de todo lo español) sea un derecho democrático". (El Filóloco)

Vota a Pepe
Acceder



NO TE PIERDAS HOY.....

sábado, 18 de diciembre de 2010

Los parados somos unos delincuentes

Arrojando una atenta mirada a la Constitución Española de 1978, hoy me he percatado de uno de los múltiples absurdos con que está tachonada esa norma jurídica, redactada por políticos seguramente beodos y que "nos dieron" a todos los españoles menores de 50 años (ya que nosotros nunca "nos la hemos dado") -que, por cierto, somos la mayoría de la población.

El artículo comienza de la siguiente manera:

"Artículo 35.

1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio [...]"
"Ah, ya... vas a volver a lo de siempre: a lo de que todos los españoles tenemos 'derecho al trabajo' y que, por tal razón, se está incumpliendo una y otra vez esta Constitución por parte de todas las insitituciones públicas...".

Pues no... es cierta la afirmación anterior. Es completamente verdadero que la Constitución se incumple una y otra vez en lo mejor de ella y, por contraste, se cumple en lo peor: es decir, en que España haya quedado fragmentada en un conjunto de reinos de taifas autonómicos y en que tengamos un Jefe de Estado de adorno e inelegible periódicamente...

Pero por ahí no van los tiros de esta entrada...

Sólo quiero centrarme en una palabra: "Deber". Resulta que los españoles tenemos "el deber de trabajar", no sólo el derecho.

Es decir, que los que nos encontramos parados, no estamos cumpliendo con nuestro "deber" y, por lo tanto, somos unos delincuentes o, como mínimo, unos infractores.

En España, por lo visto, no existe el "derecho a no hacer nada". Un heredero de una tremenda fortuna, que no tenga necesidad alguna de trabajar, por ejemplo, estaría incumpliendo un "deber" constitucional...

Según los a-normales redactores de esa ridícula ley de leyes "que nos han dado" en España, no se puede estar sin hacer nada. Porque sí... porque lo dicen ellos, los más machotes, esos infames redactores del despropósito...

Esta remierda de Constitución es como el perro del hortelano: que ni come ni deja comer.

Y los parados, mientras tanto, además de perros, apaleados...



Related Posts with Thumbnails