"La inteligencia de una sociedad es inversamente proporcional a su deseo de ser sometida por su propio Gobierno". (El Filóloco)

"Mientras que los judíos han conseguido que el antisemitismo sea un delito, los españoles hemos conseguido
que el antiespañolismo (el insulto y la vejación de todo lo español) sea un derecho democrático". (El Filóloco)

Vota a Pepe
Acceder



NO TE PIERDAS HOY.....

jueves, 9 de diciembre de 2010

¡Guerra, guerra, guerra!


"¡Tora, tora, tora!" era el grito que los pilotos de caza japoneses gritaban en la Segunda Guerra Mundial en sus ataques contra la armada estadounidense.

"Tora", literalmente, significa 'tigre', pero el sentido de ese grito era el de '¡Guerra, guerra, guerra!'...

Y ése es el grito que debieran estar profiriendo nuestras gargantas contra ese zampabollos coronado que es el rey de Marruecos.

Tras el fracasado amago de comenzar una nueva Marcha Verde sobre Ceuta y Melilla los pasados días, ahora el capuchino del preservativo está preparando un nuevo intento contra Melilla para el próximo sábado.

También ha amenazado a España con represalias adicionales si apoyase al Frente Polisario en la nueva guerra que se cierne contra éste.

La guerra contra Marruecos se impone.

España no puede seguir siendo humillada, día tras día, año tras año, por ese régimen tercermundista, torturador y asesino, que sigue cobijando, además, a buena parte de los autores de la masacre del 11M.

Una guerra contra Marruecos representaría el cierre del ciclo que lo comenzó todo:

Ese ciclo por el que nuestro actual monarca, en su primera acción como Jefe de Estado interino mientras agonizaba Franco, cedió más de la tercera parte de la superficie española (el Sáhara) a la potencia enemiga marroquí sin que ésta tuviera que pegar un solo tiro. La vergonzosa imagen que España ofreció al mundo entero en 1975 fue la de un ejército que salía despavorido ante una concentración de hombres desarmados que conformaban la Marcha Verde.

Éste fue el primer "regalo" de nuestro monarca a nuestra Patria, que luego se vio refrendado por la aprobación de tan ignominiosa medida por parte de las felpúdicas Cortes franquistas, que asumieron tal vergüenza con la impasibilidad de la cobardía.

Para disimular tan ridículo comienzo de reinado se intentó encubrir esta desastrosa reinstauración monárquica con un simulacro de democracia, traducido en esa Constitución de 1978 que tanta separación entre españoles y -ahora- tanta pobreza nos ha traído. Sólo un ejército de chupones -funcionarios y políticos de todas las administraciones- están agradecidos a semejante engendro jurídico.

La Monarquía quedó envuelta y oculta en esta falsa democracia, sin separación auténtica de poderes y carente de referendos vinculantes donde se manifieste realmente la voluntad del pueblo.

Ahora se nos presenta la oportunidad de salvar la dignidad española.

Ahora se nos presenta la oportunidad de proteger a todos los españoles que dejamos abandonados (los saharahuis nacidos antes de 1975) y a sus hijos, también españoles, porque -que yo sepa- todo hijo de españoles nacido en el extranjero, también tiene nuestra nacionalidad.

Ahora se nos presenta la oportunidad de salvar la dignidad horadada por esta Monarquía... y, de paso, la dignidad de esta misma Monarquía.

¿Por qué teme tanto el Gobierno a enfrentarse a este indeseable que debiera ser inmediatamente depuesto por el ejército español y entregado a un tribunal de justicia internacional?

¿Por qué teme tanto?

¿Acaso por la posibilidad de hacer un nuevo ridículo universal por el que España fuera derrotada por ese ejército tercermundista?

¿Acaso porque se pondría de manifiesto dónde ha ido a parar el dinero que durante estos 35 infames años debiera haber ido destinado a mejorar y potenciar nuestro ejército?...






Related Posts with Thumbnails