"La inteligencia de una sociedad es inversamente proporcional a su deseo de ser sometida por su propio Gobierno". (El Filóloco)

"Mientras que los judíos han conseguido que el antisemitismo sea un delito, los españoles hemos conseguido
que el antiespañolismo (el insulto y la vejación de todo lo español) sea un derecho democrático". (El Filóloco)

Vota a Pepe
Acceder



NO TE PIERDAS HOY.....

sábado, 17 de marzo de 2012

Breve reflexión sobre la productividad española


¿Creéis sinceramente, como reza el manido tópico, repetido como una monocorde letanía, que el trabajador español es menos productivo que el de otros países...?

Yo, sinceramente no lo creo...

Lo que siempre he pensado es que el empresario español es mucho más esclavista que cualquier empresario del Primer Mundo, actitud que desincentiva enormemente cualquier tipo de productividad, al basarla en salarios bajos y larguísimas jornadas laborales en horario discontinuo (mañana y tarde), amén de abundantes horas extras impagadas que los trabajadores realizan para "no quedar mal" con la empresa, siguiendo la sempiterna tradición del lacayismo español y su congénito peloteo y sumisión ante el aparentemente más fuerte...

Es bien sabido que los españoles se encuentran entre el grupo de asalariados que más horas trabajan y menos cobran... ¿Se les puede exigir productividad adicionalmente...? (►)

Tened bien bien claro que, en España, nunca han existido empresarios...

...Señores, en este triste país, simplemente han existido negociantes, vulgares chamarileros, buhoneros desnortados, vacuos mercachifles de Rastro que sólo intentan sacar el máximo beneficio...

en el menor lapso de tiempo...

con el mínimo esfuerzo...

Si estoy de acuerdo con un amigo que me escribe criticándome al respecto, es que, en España "hay mucho vago"... Pero no sólo en relación a los trabajadores, sobre los que ciertas clases sociales quieren focalizar todas las culpas...

La vaguería es consustancial también a buena parte de nuestra casta empresarial, que acude al beneficio rápido, a corto plazo, en lugar de diseñar estrategias a largo plazo, de inversión en innovación tecnológica y, sobre todo, de reinversión de los beneficios obtenidos en la propia empresa...

Aquí se tiende a repartirse ávidamente el botín de los beneficios, en lugar de dedicar una parte sustancial de los mismos a reforzar la empresa... Ésa es la auténtica diferencia entre un negociante y un auténtico empresario... Y, en España, tenemos mucho de los primeros y poco de los últimos..






Related Posts with Thumbnails